lunes, 18 de mayo de 2009

FuelShock

Esto gente es un fail de aquellos. Y no de quien lo promociona, sino de los que lo compran.
Todo empezó en la clase de química (sí, los tengo re cansados con los de química, pasa que mate es medio un embole y a ecología entro desganado por mi violencia habitual de los jueves). Un punto de la práctica de hidrocarburos nos hablaba de un tal producto llamado Fuel Shock. Para alguien que tiene algún conocimiento de química (no mucho más de saber si un enlace es covalente), la cosa es un fraude hecho y derecho. Paso a contarles:
La teoría de por qué funciona este artefacto es la siguiente: Viene el combustible por su correspondiente manguerita y pasa por nuestro ionizador. Allí las moléculas de combustible (formadas por carbono e hidrógeno) se ionizan por efecto del campo magnético del Fuel Shock (un imán no mucho más potente de los que pegamos en la heladera). Como efecto de esta ionización, el combustible reaccionará mejor con oxígeno.
El problema es el siguiente:
Los enlaces C-H (o sea lo que hace que el carbono "se pegue" con el hidrógeno) son muy muy fuertes (para los que saben un poquito más, la diferencia de electronegatividad es de 0.45). Separar este enlace mediante un campo magnético sería como separar a dos minas que se están agarrando de los pelos leyéndoles frases de los sobrecitos de azúcar (uy, me estoy mimetizando). O sea, es imposible. Y más aún, imagínense que las minas se re odian, ni bien se suelten van a agarrarse de vuelta; cosa que el fuelshock no prevée.
Lo más triste es que debe haber gente que compre esto, y si se fijan la página del producto es re bonita, tiene estudios del INTA. Eso es lo que más miedo me da. O están truchando al INTA o en el INTA.
Fail, fail fail.

2 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

jajajajajaj
jajajajjaja
jajajajajaj

no me cansaré de reir de las boludeces que le hacen creer a la gente.

Mondoke! dijo...

Eso es mi estimado un gran sentido del humor negro.