miércoles, 14 de agosto de 2013

Leer libros está sobrevalorado

Sería mucho más fácil hacer un tuit en vez de este post, poner solamente que leer libros está sobrevalorado y al carajo, pero eso conllevaría que alguien lo malinterprete y eso. Aunque sería al pedo, porque nadie lo leería así que todo esto en realidad es al pedo. Pero bueno.
Todo esto viene a que muchos señalan la lectura como el evento cultural que mejora la vida de todos y es la actividad que salvaría a la sociedad de todos sus vicios. Otros diciendo que es el anti Tinelli, por ejemplo. Y la verdad no creo que sea así. Lo que en realidad nos hace crecer como sociedad es la posibilidad de compartir ideas y por consiguiente de construirlas entre todos.
En mi parecer esta concepción está arraigada en el hecho de que hasta hace relativamente pocos años la forma usada por excelencia para transmitir una idea era, justamente, a través de un libro. "Crimen y castigo" nos relata de una manera buenísima la idea de Raskolnikov de que vivimos en una sociedad de leyes, pero que las personas que realmente cambian la historia actúan siempre por encima de este sistema legal para terminar imponiendo el suyo. Lo interesante es que lo cuenta mediante alguien quien se cree una de estas "personas superiores" cuando en realidad no lo es, y paga las consecuencias de creerse eso. Esa es la idea que me quedó del libro y que, conociéndola, puedo analizar. Puedo decir que tiene su lógica, que es así o que está equivocada, pero para eso primero tuve que haber leído el libro y después hacerme una opinión. "La máquina del tiempo" nos relata la visión de cómo el autor cree que avanzará la humanidad, dominando por completo la naturaleza y separando las clases al punto de ser especies distintas y usando a la otra como ganado. Es, en esencia, una crítica a la sociedad inglesa del siglo XIX. Otra gente simplemente quiere contar una historia, y lo termina haciendo de hecho muy bien. Me gusta mucho por ejemplo el prólogo a "El retrato de Dorian Gray": "No existen tales cosas como los libros morales o inmorales. Los libros están bien escritos o están mal escritos. Eso es todo" Y está perfecto, eso tiene que guiar a los que escriban. Que escriban cosas bellas, que digan lo que quieren decir. Y que encuentren la mejor manera de decirlo. Si es inútil es verdadero arte, si es útil es útil es una buena manera de decir algo.
Pero fíjense que estas cosas no tienen por qué estar en formato libro, podría decir lo mismo mediante música, mediante una película, mediante una pintura, una foto, un videojuego...
Y es a esto a lo que quiero llegar. Leer está bien, muchas ideas son transmitidas mediante libros. Y si no son ideas, es algo maravillosamente expresado. O simplemente algo lindo. Pero no hay una verdadera razón por la cual hoy en día tengamos que creer que los libros son la única forma, ni siquiera la mejor.
Les propongo un ejemplo, una historia de ciencia ficción. Alrededor del año 2050 comienzan a acabarse las reservas de petróleo, lo cual provoca enfrentamientos armados en medio oriente. Por otro lado, en América la situación es similar, siendo Alaska uno de los pocos puntos del continente con acceso al recurso. China entonces toma el estado de Alaska. Pasan los años con una guerra similar a la Guerra Fría en la que hay amenazas, pero las cosas esta vez sí van un poco más allá. Estados Unidos sabe que para recuperar tan valioso terreno necesita facilidades, terrenos estratégicos. ¿Qué hace? Ocupa y anexa Canadá como un Estado nuevo. La guerra es cada vez más violenta y los derechos humanos son apenas un rumor. Finalmente, a las dos de la madrugada de una noche de verano de 2077 estalla la guerra nuclear entre Estados Unidos y China. Eso que tanto temieron en la anterior década del '70 se está haciendo realidad un siglo después. La guerra dura dos horas, y después la calma. Después nada. Después la destrucción. Algunos humanos se escondieron en refugios subterráneos proporcionados por una compañía privada, solamente para ser objeto de experimentos fisiológicos y sociales. Pero la guerra nunca cambia. Los siglos pasan y lo que alguna vez fue el país más poderoso del mundo es un yermo radiactivo donde los pocos humanos que quedan juntan lo que pueden de las ruinas de las ciudades para poder subsistir, en un mar de criaturas con horribles mutaciones. Conflictos armados surgen aquí y allá en búsqueda de la tecnología que se puede recuperar, solamente para ser vuelta a usar como objeto de poder.
¿Cuánta crítica hay en esa historia? ¿Cuánto que alguien quiso decir? Eso, mis estimados, es la historia de fondo de la saga de videojuego Fallout. Los juegos suceden en los siglos posteriores a la guerra, y cuentan las decenas de historias que transcurren en ese contexto, pequeñas y grandes. Y no creo que nadie pueda venir a negarme que eso es arte. Algo tan bastardeado como los videojuegos puede tener historias tanto o más profundas que cualquier libro que se pueda editar o cualquier película de Hollywood. Hoy en día el arte está en todos lados, no seamos ciegos.
Incluso en otros formatos, y disponibles para el que quiera verlos, acá les dejo un excelente ejemplo en forma de video:


Ejemplos hay miles. Ojo, no quiero decir que hay que dejar de leer, al contrario, siempre me gusta recomendar un buen libro y siempre tengo uno en la mochila. Pero no seamos cortos, no nos quedemos con eso. Hoy, gracias a nuevos medios, tenemos mucho más.

4 comentarios:

Mauricio Suarez dijo...

No es el caso de nuestros queridos Call of Duty, que la historia de trasfondo te termina decepcionando. Mas alla de que practicamente no le das bola porque lo mas interesante es cagarte a tiros.
En si es mejor decir que los juegos que tienen sus bases en rpg's son una obra de arte. Tienen un trasfondo tanto de un futuro, un pasado, o un mundo fantastico que te deja con la boca abierta (a veces)

¡Mondoke! dijo...

Para serte sicero, creo que nunca terminé un Carlos Duty, soy más de otro tipo de juegos, y cuando me dieron ganas de jugar y tenía la compu para eso tenía que buscarlos y eso. Pero en cuanto a los géneros, si bien es verdad que los RPGs tienen esa cosa hermosa de poder ponerle toda la historia que se te ocurra, puede haber historias interesantes por fuera del género, como Half Life por ejemplo. Fijate en Wikipedia, porque la historia de fondo es difícil de ver jugando, pero está bastante bien.

Mauricio Suarez dijo...

Si, la historia del Half Life la rompio para el genero, pero nunca alcanza la profundidad de los rpg's y sus variantes. Me vas a decir que no te leias cada puto libro que encontrabas en el Fallout.

¡Mondoke! dijo...

Los que tienen base en RPGs tienen ventaja por el género. Obviamente. Pero esto no quiere decir que lo que digo es cosa solamente de RPGs. Es cuestión de querer decir algo. Acá en un juego flash.
O los Metal Gear Solid. O Shadow of Collosus. Por más que no tenga mucha historia ese tiene un nivel digno de ser considerado arte.
Y podría seguir. Pero la idea es esa. Todos los géneros pueden llegar a serlo, aunque obviamente los RPGs llevan ventaja.