lunes, 31 de diciembre de 2012

640x480

Para esta época mucha gente se pone a hacer balances de lo que fue el año y a pensar. Cuestión de mejorar cada día un poco más, vió. La onda es que poner una fecha me parece algo arbitrario, prefiero hacer balances a fin de un semestre por ejemplo, o hacerlos cuando termine algo, pero un año es algo muy abarcativo como para poder hacer un balance correcto. O puede ser la oportunidad de intentar ver cómo se interconectan las cosas. Pero eso se puede hacer en cualquier época, o no.
Otra cosa que suelen hacerse son las resoluciones de año nuevo, por experiencia sé que para el 20 de enero el 98% de la gente se olvidó. Y es que de vuelta, como se tiene un año entero las resoluciones suelen ser ambiciosas, y terminan cayendo en el olvido. No digo que no se cumplan, pero si se cumplen es porque pasa, no porque voy a estar todo el año intentando eso.
Otra cosa. Todos se quejan de que el año fue una mierda o que "tuvo sus altos y bajos". Por supuesto que los tuvo. Es un fucking año. Mucho tiempo. Pasaron muchas cosas, y probablemente muchas por fuera de tu control. Será cosa de aprender eso.
Es así que decidí dejar que mi vida fluya, lo que tenga que pasar pasará, los balances los haré cuando se me plazca y tendré metas, pero también las pondré cuando se me cante.
Por lo pronto, entonces
¡Les deseo un 2013 dentro de parámetros aceptables!

1 comentario:

Walter Felottini dijo...

Esta muy bueno!! No se si se publicó mi comentario anterior, pero es verdad pasa uno o dos meses y ya uno se choca con la realidad. Creo que uno también se infla de espectativas xq el clima festivo y todo lo relacionado a lo comercial que plantea el año nuevo como el momento de volver a empezar, una nueva oportunidad para empezar un buen año.